Las siglas VMC significan Ventilación Mecánica Controlada y se refiere a los sistemas de ventilación en donde el movimiento del aire es introducido y expulsado. Por lo general este tipo de sistemas es instalado en edificios y tienen como objetivo generar aíres frescos y libres de agentes contaminantes.

Su principio de funcionamiento está basado en un método de simple y doble flujo, que permite mejorar la calidad del aíre. Por lo general este sistema está conformado por una caja extractora central y un circuito de rejillas y extractores. Las rejillas proporcionan el aíre nuevo, mientras que el extractor nivela la salida del aíre contaminado.

¿Cómo está compuesto un sistema VMC?

Entre los componentes de mayor importancia se encuentran los siguientes

  • caja extractora o central
  • Rejillas de entrada de aire
  • Extractores de aire
  • Tubos flexibles de PVC

Tipos de sistemas VMC

Existen dos clasificaciones, según el flujo y de acuerdo a la distribución.

Según el flujo se dividen en:

  • Sistemas de ventilación VMC de flujo simple: En esta clasificación la ventilación es automática indistintamente de las condiciones climáticas del exterior y de la cantidad de personas que hagan vida en la residencia.
  • Sistemas de ventilación VMC de doble flujo: Utiliza buena parte de la energía del aíre que extrae en calefacción, por lo cual es uno de los sistemas que proporciona mayor ahorro energético.
  • Sistemas de ventilación VMC de flujo simple higrorregulable: De igual forma que el sistema de flujo simple, esta categoría es automática indistintamente de los condones internas y externas, además incorpora una función que ventila la estancia en función del nivel de humedad. Con este sistema ahorra hasta un 12% en calefacción.

De acuerdo a su distribución se clasifican de la siguiente manera:

  • Sistema de distribución en Árbol: Los conductos se ramifica por medio de accesorios para llegar a cada habitación.
  • Sistema de distribución en Estrella: La colocación se realiza a través de un plénum que reparte el aire a cada habitación con redes independientes.

Conoce las ventajas más importantes de los sistemas VMC

  • Refresca el aire de dormitorios y salas de estar y evacua el aire viciado producido por exceso de humos, vapor de agua y elimina los malos olores de espacios como el baño y la cocina.
  • Reduce significativamente las pérdidas energéticas. Ahorra entre un 12 y un 25% en calefacción y aire acondicionado.
  • Su capacidad para filtrar agentes contaminantes es óptimo para las personas que sufren de alergias
  • La ventilación impide la condensación y la proliferación del moho, conservando en buen estado los ambientes
  • Funcionan de manera automática
  • Son perdurables y resistentes.
Instalación de los sistemas de Ventilación Mecánica Controlada (VMC)

Son muchas las alternativas que están disponibles en el mercado para realizar una instalación de este tipo. Sin embargo, la mejor opción son los sistemas VMC de la marca Soler Palau, quienes desarrollan el proceso partiendo de la planificación de un proyecto, donde cuidan cada detalle para evitar inconvenientes, como por ejemplo, posibles fugas de aíres en los conductos.

Tomando en cuenta lo anterior, mencionaremos las consideraciones que Soler Palau sugiere para la incorporación de los sistemas VMC.

Diseñar adecuadamente el sistema elegido: Se refiere al respeto que se debe tener con relación a las velocidades máximas de paso, así como con la presión disponible en las bocas de impulsión y extracción, las cuales no deben ser excesivas. De esta manera se disminuye el ruido del sistema.

Establecer las medidas necesarias para mitigar el ruido generado por la instalación: Además de los factores anteriores, se deberá considerar la instalación de silenciadores que atenúen el ruido producido por el ventilador y transmitido por el conducto. 

Prever sistemas que garanticen la estanqueidad de la red.

Disminuir al máximo la pérdida de carga del circuito: Consiste en a menor presión, menor consumo y menos ruido.

Reformas de los sistemas de VMC

Luego de haber pasado un tiempo de instalado un sistema VMC, es posible que surja la necesidad de realizar algunas trasformaciones para continuar disfrutando de aíres frescos. En ese sentido las más comunes son las siguientes:

Trazado diferente a lo proyectado: Este tipo de instalaciones son sensitivas a la modificación del trazado, por lo que sugiere verificar su viabilidad para garantizar su correcto funcionamiento.

Vigilancia de la estanqueidad de la red: Se debe prestar mucha atención en la ejecución correcta del montaje de los conductos.

Evacuación de los condensados: Esta condición se presenta por lo general en instalaciones de doble flujo. Es importante vigilar que dicha evacuación sea.

Inclinación del recuperador: Se aplica en aquellos equipos deben ser instalados con una pendiente para proveer   la evacuación de los condensados.

Conducto de desagüe: El conducto debe respetar la pendiente mínima de desagüe y deberá disponer de un sifón para evitar el revoque de olores.

¿Cómo realizar el mantenimiento a los sistemas VMC?

El mantenimiento de estos sistemas de ventilación consiste en la limpieza periódica de la rejilla y de los tubos flexibles. Lo sugerido es realizar el aseo cada seis meses, pero si después de hacer la limpieza observa alguna anomalía, lo recomendable es solicitar la revisión técnica por parte de profesionales calificados para tal fin.