Es un equipo parecido a una estufa, que sirve para calentar nuestro cuarto de baño de forma rápida y segura, para  tener una temperatura agradable mientras nos aseamos. Esta aconsejado como calentador complementario ya que,  su funcionamiento sirve solo para lugares pequeños, son eléctricos expulsan aire caliente, pero debemos de tener en cuenta que el consumo energético es alto y solo durara un poco tiempo la temperatura después de apagarlo.

Como elegir un calentador de baño. Hay que tomar en cuenta las dimensiones del espacio, calculando 80w por metro cuadrado para lugares aislados y unos 100w para baños con poco aislamiento, la estética del producto y checar muy bien que el calentador tenga una indicación del grado de protección IP (protección de humedad) debe de venir con la verificación de un IP24 que es la recomendación de cualquier equipo electrónico de uso en el baño ya que la humedad se acrecienta con el vapor del agua al ducharse.

Tipos de calentadores para baños

Calentador tradicional por aire: calientas de forma rápida lugares pequeños, funcionan con una placa de resistencia eléctrica que porta su calor por convección natural o forzada mediante un abanico con salida frontal o vertical.

Calentador cerámico: estos funcionan por una resistencia cerámica que retiene mejor el calor por lo tanto son más eficientes y consumen menos energía, resecan menos el ambiente. Estos calentadores regulan automáticamente su salida de aire de acuerdo a la temperatura en el cuarto de baño.

Calentador por infrarrojo: su funcionamiento se basa en resistencias infrarrojas, funcionan mediante la tecnología llamada emisión térmica ósea que no calienta el aire si no las paredes, muebles y personas que se encuentran en la habitación de baño.

Calentadores tipo mural: estos modelos son más actualizados se caracterizan por ser muy silenciosos y funcionan con termostatos automáticos, se colocan colgados en la pared sin ocupar tanto espacio.

Los calentadores son aparatos eléctricos y por lo tanto debemos tomar medidas de seguridad cuando estén funcionando ya que están cerca del agua. No debemos cubrir el calentador, no manipularlo con las manos mojadas, ni descalzos, debemos de colocar el calentador de baño lo mas lejos de la bañera, ya que una gota de agua en su sistema podría desencadenar un corto eléctrico.

Jamás debes de usar calentadores que funcionen con combustible ya que al estar en un lugar muy pequeño y cerrado podrías terminar con intoxicación ya que todos los calentadores por combustible como la parafina y el petróleo hacen gases tóxicos que se quedaran encerrados en tu baño.