El sensor es un dispositivo capaz de detectar distintos cambios en un entorno determinado. Hay varios modelos de este instrumento, uno de ellos es el sensor ultrasónico que nos ayuda a precisar la distancia de un objeto, entre otros beneficios.

 

Desde 1881, cuando Pierre Curie descubrió las bases para el funcionamiento de los sensores ultrasónicos hasta la fecha, son muchos los avances que se han hecho con relación a este dispositivo, pero siempre conservando su estructura en los conocimientos hechos por este físico francés.

 

A continuación esteremos describiendo los aspectos más importantes del sensor ultrasónico.

¿Qué es un sensor ultrasónico?

 

El sensor ultrasónico o de ultrasonido como también se le conoce, es un instrumento que utiliza las ondas sonoras para detectar objetos a distancia.

 

La onda se realiza en un nivel de frecuencia que no puede ser captado por el oído humano, por lo cual el sonido no genera perturbación a las personas.

 

Estas son las partes fundamentales de un sensor ultrasónico

 

  • Circuito eléctrico: Son los componentes eléctricos dentro del sensor que se encarga trasmitir la señal y registrar el tiempo de distancia
  • Emisor: Es el elemento que emite la señal producida por el circuito eléctrico. Está compuesto por un cristal que, es quien recibe la onda de sonido
  • Receptor: Es el instrumento que recibe el sonido y lo convierte en una señal.
  • Traductor: Es la parte donde permanecen los cristales que producen las ondas.

 

Principio de funcionamiento del sensor ultrasónico

 

El emisor y el receptor son los instrumentos que utiliza en sensor para captar y exponer la señal, por eso trabajan en conjunto, pero ¿Cómo se produce la señal? A través de los pulsos ultrasónicos que cuando llegan al traductor, este las convierte en onda ultrasónica.

 

Lo mencionado anteriormente es la estructura básica de funcionamiento. Sin embargo, es importante mencionar que en los sensores ultrasónicos se pueden realizar configuraciones especiales, de acuerdo a los requerimientos particulares de cada industria.

 

¿Cómo saber si un sensor ultrasónico es de calidad?

 

Los primero que hay que evaluar en este caso es su fabricación, como ya sabemos, contar con un dispositivo de una marca reconocida nos da la garantía de estar adquiriendo un buen producto.

 

Por otro lado es importante saber que los sensores de ultrasonido de corto alcance funcionan mejor en frecuencias más altas, mientras que los sensores de largo alcance funcionan mejor en frecuencias más bajas.

 

Propiedades generales de los sensores ultrasónicos

 

  • Tiene un componente ultrasónico único, tanto para la emisión como la recepción de señales.
  • Son funcionales en frecuencias altas y en frecuencia bajas
  • Pueden detectar metales siempre y cuando se encuentren en estado sólido líquido
  • Son fáciles de aplicar a procesos industriales
  • Tienen la capacidad para detectar objetos a pocos centímetros o a varios metros de distancia.

 

¿Para qué sirve en sensor ultrasónico en la industria?

 

La utilidad del sensor ultrasónico puede involucrar tareas sencillas o complejas, todo depende del proceso en que decidamos incorporarlo.

 

Las áreas más comunes donde es aplicado son:

  • Detención de objetos
  • Medición de distancias cortas o largas
  • Pueden ser utilizados en las técnicas de embalaje y de envasado
  • En operaciones que ameriten llenados con exactitud
  • Para precisar la altura de las máquinas agrícolas
  • En trabajos aéreos
  • En carretas elevadoras para elevar cargas de materiales
  • En llenado de bebidas, entre otros.

 

Tipos de sensores ultrasónicos

 

  • Sensor ultrasónico de doble hoja: Es muy funcional en plantas donde se requiera el control de doble hojas y uniones.
  • Sensor ultrasónico de resistencia a químicos: Son aquellos que poseen un sellado hermético para evitar la entrada de sustancias químicas que puedan afectar los resultados de medida.
  • Sensores ultrasónicos higiénicos: Son ideales en fábricas de alimentos, por lo general son fabricados en acero inoxidable, con sellado impenetrable, lo que garantiza su desarrollo eficiente.
  • Sensores ultrasónicos cúbicos: Suelen ser muy resistentes, por lo que su aplicación es compatible en variados espacios de medición de zonas ciegas.
  • Sensores ultrasónicos cilíndricos: Su aplicación se observa con mayor frecuencia en maquinarias de plantas de higiene o químicos. Pero también es compatible en máquinas que requieran de su flexibilidad en otras áreas industriales.

 

¿Dónde adquirir un sensor ultrasónico?

 

Al momento de necesitar un sensor ultrasónico son muchas las opciones que se encuentran en el mercado, podemos visitar una tienda física de ventas de equipos industriales, o podemos optar por acceder a las tiendas online que ofrecen este tipo de productos. En cuanto a la segunda opción, lo ideal es acceder a una tienda virtual que garantice seguridad, eficiencia en el servicio y asesoría, en caso de requerirlo.

 

En este sentido, la elección más oportuna es GSL industrias (https://www.industriasgsl.com/) quienes además de ofrecer las condiciones anteriormente señaladas, cuentas con precios competitivos en todos sus productos.

 

En cuanto a los sensores ultrasónicos disponibles en GSL industria, podemos mencionar los siguientes modelos

 

Sensor ultrasónico 3RG6232-3JS00-PF

 

Sensor ultrasónico UC2000-30GM-IUR2-V15

 

También se encuentran a la disponibilidad otros tipos de sensores, así como accesorios que se utilizan para su adecuada instalación.

 

Para concluir, unas de las áreas en donde son más utilizados los sensores ultrasónicos es en el sector industrial. Su capacidad para ofrecer resultados favorables lo hace compatible en procesos como soldadura, limpieza de metales o plásticos.

 

Es apto para pulverizaciones, conteo de piezas, mediciones, entre otras actividades.

 

Además de estas funciones es un equipo que ofrece ahorro energético, rendimiento en las operaciones, rentabilidad y protección al medio ambiente.

 

Por todas estas ventajas, la adquisición de un sensor ultrasónico nunca será un gasto innecesario, por el contrario, es una inversión con múltiples beneficios para la industria.