Es un sistema que hace uso de un ventilador que utiliza tiro negativo para atraer humo y partículas de polvo a un sistema de filtración y este proceso elimina las partículas peligrosas del aire. Esto ayuda a la protección de las personas, maquinaria y el medio ambiente.

Estos dispositivos para sistema de ventilación localizada son indispensables en espacios como cocinas, restaurantes, etc. Existen extractores de humo que son móviles y algunos son estacionarios los cuales su instalación dependen de los requisitos y cuentan con una instalación con configuración automática solo se enciende y se dirige su unidad al área de emisión.

Los extractores de humo cuentan con filtros que dependen de la variedad del modelo, la mayoría de los filtros tienen un sensor que informa cuando es necesario cambiarlos este proceso debe realizarse dentro de un plazo de doce meses para que el extractor de humo mantenga su capacidad total.

Es importante mantener el cambio de filtro con un servicio de rutina que garantiza una mejor vida útil del extractor de humo. Actualmente existen filtros de nano fibra de polímero sintético menor de 200 micrones y comúnmente de 100 micrones, que se aplica mediante un proceso de rociado en la parte superior de un medio filtrante para mejorar sus propiedades de filtración proporcionar una mayor eficiencia y mejorar la capacidad de limpieza, en si son capas muy finas que crean una pantalla súper fina sobre el sustrato o medio portador. Algunas ventajas de la nano fibra es su fácil limpieza, colecta el polvo fácilmente, reduce la energía y el mantenimiento es menor y a bajo costo.

Si un extractor de humo no tiene un funcionamiento adecuado tiende a tener el riesgo que el calor, el humo y los gases tóxicos de la combustión y cocción se propaguen por el ambiente provocando problemas de contaminación del aire y alteraciones de temperatura.

Se Debe tomar en cuenta que se realiza una prueba de LEV para el cumplimiento de algún riesgo, la ley de salud y seguridad dice que se debe evaluar los riesgos que enfrentan las personas que se exponen a sustancias peligrosas, como el polvo y el humo y para esto se debe tomar una medida preventiva y la más eficaz es la ventilación de escape local, cuando está en su lugar es necesario realizar la prueba LEV para garantizar que el operador sea competente en la operación del equipo y que el equipo esté funcionando como se espera y esta prueba debe llevarse a cabo cada 18 meses y es importante pensar en la prueba como una inspección técnica.

El primer extractor de humo para uso doméstico se inventó en la década de 1940 por la empresa Vent-A-Hood en los EE.UU

Recomendaciones para la instalación de un extractor de humo

Al elegir un extractor de humo se necesita tomar en cuenta algunos aspectos:

° El tipo de ventilación ambiental o localizada

° Revisar la cantidad de aire necesaria

° Localizar los puntos y la entrada de aire

° Establecer el trayecto para la circulación del aire.

° Pérdida de carga es la liberación de presión que se origina al circular el aire por el canal a la entrada

° Perdida de entrada: se produce al entrar el aire a un canal del sistema de ventilación.

° Velocidad de captación: es la velocidad del aire en la boca de una campana o cabina necesaria para vencer las corrientes contrarias y arrastrar el humo.

Componentes de un extractor

° Cabina: tiene forma de paralele-pidedo descansando en el suelo, cerrado, con una cara abierta por la que aspira.

° Campana: dispositivo diseñado para captar el aire contaminado y normalmente suele tener una forma piramidal.

° Tobera: elemento de captación cuyo diseño estrecha la boca de captación para aumentar la velocidad del aire.

° Plenum: es una cámara intercalada en una conducción o captación de aire para uniformizar la presión.

° Extractor centrifugo o ventilador: proporciona la energía necesaria para que el aire circule a través de la campana, el conducto y el depurador a un caudal establecido el cual necesita filtros para retener la grasa e impedir que quede en el extractor de humo.

En la actualidad los extractores de humo domésticos incluyen una campana que en algunos de los casos se agrega una iluminación ya sea incandescente, fluorescente o halógena que alumbra el área de cocción. Algunos fabricantes ofrecen accesorios como estanterías, bastidores que permiten un mejor diseño. A mediados del siglo XX se diseñaron diversas formas de campana extractora y se han desarrollado para ofrecer diferentes diseños y combinar una mejor arquitectura en la cocina que además ofrecen un sistema de reducción de ruido, sistema digital, dirección de flujo aire y en algunos casos ventilador de filtro separador. Algunos de los materiales con los que se fabrican las campanas son: latón, cobre, acero, cristal templado, aluminio, madera, acero inoxidable.