Cuando mencionamos al sistema HVAC, sin duda alguna, hacemos referencia a los sistemas de ventilación, calefacción y aíre acondicionado, pero ¿Qué relación tienen estos métodos entre sí?

Antes de dar la respuesta es oportuno conocer la historia y el significado de estas siglas.

La historia se remonta al siglo XIX, cuando el ingeniero Willis Haviland Carrier concibió el primer equipo de aire acondicionado. Posteriormente en 1914 instaló el primer aire acondicionado doméstico en Mineápolis. Desde entonces su teoría ha sido utilizada para ampliar el uso de los sistemas de ventilación, generando comodidad a millares de personas a nivel mundial.

¿Qué es el sistema HVAC?

El sistema HVAC son todos aquellos procedimientos donde están presente los distintos métodos de ventilación. Engloba las practicas llevadas a cabo en operaciones relacionadas con aíres acondicionados, calefacción y ventilación.

Las siglas HVAC significan H (heating, calefacción), V (Ventilating, ventilación) AC (air conditioned, aire acondicionado) y aunque en el idioma español esta abreviatura sea nueva, no sucede lo mismo en el idioma anglosajón, donde siempre se le ha llamado de esta manera a todos procesos de ventilación.

¿Cuáles son las acciones que contiene el sistema HVAC?

Bien sea que vayamos a instalar cualquiera de los tipos de ventilación que enmarca este sistema o que nos vayamos a dedicar en esta área de trabajo, es importante conocer las siguientes determinaciones.

  • Sistema HVAC en acción de calentamiento: Es el proceso de incrementar calor al aire, con el objeto de aumentar su temperatura. En la actualidad tanto el sector empresarial como los usuarios residenciales apuestan por sistemas más eficientes, capaces de generar ahorro energético.

Uno de los procesos más demandado es la recuperación del calor del aire de extracción para calentar el aire de impulsión (entrada), esto se debe al impacto positivo en el consumo de energía.

Luego están las bombas de calor que proporcionan una energía de calentamiento mucho mayor a la que consumen.

El calentamiento por resistencia eléctrica representa uno de los menos eficientes. Sin embargo, se utiliza para calefacciones puntuales, como por ejemplo los calefactores de baño. También es muy utilizado en las unidades de tratamiento de aire en el calentamiento por agua.

  • Sistema HVAC en acción de enfriamiento: Esta acción sustrae el calor del aire con la finalidad de bajar su temperatura hasta niveles de enfriamiento.

Una de las técnicas más usadas en este tipo de proceso es la utilización de un compresor, el cual tiene la función de prensar el gas hasta que pase a líquido.

Los sistemas evaporativos suelen ser utilizados en estas acciones. Consiste en nebulizar gotas de agua en el flujo de aire. Al disiparse estas gotas enfrían el aire. Este método termina generando ahorro energético, pero no es compatible con las zonas húmedas.

  • Sistema HVAC en acción de ventilación:  Consiste en renovar el aire en espacios cerrados, aportando aire del exterior con el fin de aseverar la concentración de gases contaminantes en unos niveles bajos. Esta función de extracción se realiza en sistemas de doble flujo, por ser los más óptimos para las estructuras actuales.
  • Sistema HVAC en acción de Humidificación/deshumidificación: Se trata de  acrecentar o comprimir la humedad del aire manteniéndola en niveles óptimos para generar confort y comodidad. Posee la característica de consumir mucha energía tanto en la humidificación como en la deshumidificación.
  • Limpieza: De esta acción depende tener aíres sin polvos, libres de humos y de otros factores externos contaminantes. Para la aplicación de este método, los filtros para retener partículas son muy eficientes. .
  • Movimiento del aire interior: Comprende la renovación de los aíres en espacios cerrados, como por ejemplo los locales. Este tipo de procesos se deben realizar sin generar corrientes de aire molestos para sus ocupantes, para ello se debe cuidar la velocidad del movimiento.

Aspectos a tomar en cuenta en la instalación de un sistema HVAC

Si ya has tomado la decisión de instalar un sistema HVAC en tu oficina o residencia, es conveniente tomar en cuenta las siguientes consideraciones:

  • Elegir una contratista eficiente: Contratar a personal calificado para la instalación de estos sistemas es esencial para su durabilidad en el tiempo, además debes cerciorarte que tenga todos los permisos que requiera la normativa que tenga a lugar.
  • Revisión del sistema: luego de instalado el sistema HVAC, es recomendable solicitar una prueba de funcionamiento antes de que el equipo se retire. De esta manera se podrá corregir inmediatamente alguna irregularidad que dificulte el efectivo funcionamiento de todo el proceso.
  • Controles de seguridad: este paso está concatenado con el anterior. Sin embargo, nos referimos al chequeo de fugas de dióxido de carbono, los cuales son perjudiciales para la salud.
  • Verificación de las fuentes de alimentación: Este punto enmarca la revisión de todo el circuito eléctrico que proporciona la energía al sistema.
  • Pregunta lo que consideres necesario: Es importante preguntar cualquier duda que tengas con relación al sistema HVAC, como por ejemplo cuándo es oportuno hacer el primer mantenimiento. Así podrás tomar las medidas preventivas para mantener por mayor tiempo todo el sistema en perfecto estado.

Para concluir, los sistemas HVAC proporcionan mediante el confort y la comodidad mejor calidad de vida, pues contar con aíres óptimos, además de colaborar con nuestra salud, nos permite disfrutar de cada espacio sin importar las condiciones climáticas naturales.