¿Qué es una Balanza? definición, concepto e historia

La medida de masa siempre ha sido un factor de importancia en la vida del hombre. Los instrumentos para determinar pesos se vienen utilizando desde hace mucho tiempo, pero es posible que, aunque tengamos una idea de su funcionamiento, desconozcamos qué es una balanza, definición, concepto e historia.

Para aclarar todas las dudas sobre la balanza hemos desarrollado este post que seguro será de tu interés.

¿Sabías que lo que hoy conocemos como balanza en un tiempo se llamó romana de gancho? Este fue el nombre que le dieron los egipcios al primer instrumento de este tipo que fue creado aproximadamente 200 años a C. Se trataba de un instrumento artesanal, constituido por una columna y cuerdas que hacían la función de pesar mercancías y objetos.

En la actualidad, contamos con una balanza más sofisticada, gracias a la tecnología y a los estudios que se han realizado sobre ella. Este aspecto lo abordaremos más adelante.

Definición y concepto de la balanza

La balanza es un aparato creado con el fin de facilitar la medición la masa de un objeto. Este dispositivo de gran utilidad tanto en los procesos industriales como en el comercio, en una época recibió el nombre de báscula.

En la actualizad, la balanza enmarca su principio de funcionamiento en el uso de la gravedad que contenga un objeto para determinar su peso. En el mercado están disponibles del tipo mecánica y electrónicas. En cada una de estas categorías podemos encontrar distintos modelos que buscan, dos aspectos fundamentales; el primero tiene que ver con la sencilles y facilidad para su uso y el segundo está orientado a brindar beneficios adicionales al cálculo del peso de un objeto. Ambos se apoyan en los avances tecnológicos para conseguir el objetivo.

Una balanza mecánica está conformada por las siguientes piezas:

  • Plataforma base o plato: Es el elemento que sirve como soporte del pesaje. Dicho de otra manera, es donde colocamos el objeto o la mercancía para que sea pesada
  • Soporte central: Es la pieza que contiene en su interior todos los elementos para hacer posible la medición. Se caracteriza por ofrecer estabilidad, reduciendo posibles movimientos que puedan afectar el peso.
  • Fulcro: Se trata de la pieza que se ocupa de cargar los platillos donde se coloca el objeto.
  • Indicadores: como su nombre lo expresa, indican el peso de un objeto, el cual puede ser proporcionado en libras o en kilogramos.

Por su parte, las balanzas electrónicas tienen los siguientes componentes:

  • Estructura: Es el cuerpo o armazón que protege todos los elementos electrónicos que se encuentran en el interior del instrumento. Las balanzas electrónicas de buena calidad, suelen tener una estructura resistente, constituida por materiales aislantes.
  • Celdas de carga: Es la pieza que se encarga de registrar el peso. Este componente también es conocido como resorte.
  • Caja sumatoria: tiene como función registrar la cantidad de peso de un objeto.
  • Tarjeta inteligente: Se trata de comandos bastante básico que tienen la misma función de una tarjeta madre. Es la tarjeta inteligente la encargada de activar o desactivas ciertas funciones en la balanza.
  • Batería o cable de alimentación: Es el instrumento que tiene como finalidad almacenar o guardar energía. Las balanzas que funcionan con cable de alimentación tienen que estar conectadas a esta fuente para activar su funcionamiento.
  • Indicadores: Al igual que en las balanzas mecánicas, nos presenta el marcaje del peso de la mercancía o del objeto.

Los materiales más usados en la creación de balanzas son el aluminio, el plástico y el acero inoxidable. Todos ellos recogen dos características elementales en la construcción de estos dispositivos: La resistencia y el factor aislante.

Historia de la balanza

Tal y como lo mencionamos al inicio de este post, la historia de la balanza se remonta a 200 años a C, cuando los egipcios en su necesidad de pesar mercancía, producto del crecimiento del comercio, se ingeniaron este instrumento que hoy sigue vigente en su teoría de funcionamiento, pero con el plus de la adecuación de la tecnología, permitiéndole aportar mayores beneficios que los obtenidos en la época egipcia. La ventaja más significativa, es sin duda, la exactitud y precisión del peso.

Posterior a este hecho, surgieron otros avances en la balanza. En el siglo XV, Da Vinci creo una medidora, compuesta por cuadrante, el cual era graduado e indicaba el peso de manera eficiente para la época. A este invento se le conoce como la primera herramienta de medición automática.

Posteriormente, el francés Gilles de Roberval, realizó un hallazgo importante que contribuyó en el avance y mejoras de la balanza. Se trata de un sistema de astiles, basado en estudios matemáticos que se ajustaban de forma paralela, desafiando con este invento el sistema de palancas.

Producto de la revolución industrial, la balanza sufrió cambios significativos en comparación con su creación primaria, pues los estudios y avances tecnológicos que se fueron generando, le aportaron al instrumento, mejores técnicas para su funcionamiento.

Hoy día, la tecnología inteligente hace parte en estos dispositivos, permitiéndole al usuario contar con balanzas electrónicas, con precisión en sus peso y fáciles de utilizar.